© 2017 Todos los derechos reservados Mas People.

Please reload

Entradas recientes

El reconocimiento como herramienta de motivación

January 31, 2018

1/10
Please reload

Entradas destacadas

 

 

Dada, como se sabe,  la escasez de candidatos adecuados, es necesario ser muy buenos entrevistadores para detectarlos, nuestra tarea puede definirse con la frase ¨separar la paja del trigo¨. Muchos relucen como el oro y no lo son, otros no brillan pero esconden personalidades muy interesantes.

Nuestro desafío es ver más allá de las apariencias; las buenas selecciones se nutren de buenos candidatos y de buenos reclutadores. Para serlo, estos últimos deben conocer y cumplir con todos los pasos.

Los mayores errores se producen cuando:

  • No se revela adecuadamente el perfil. Si usted es el futuro jefe de la persona a entrevistar, con seguridad conoce exactamente lo que quiere pero quizá no reflexionó sobre todos los aspectos necesarios.

  • No se analiza la trayectoria previa del postulante.

  • No se realizan entrevistas profundas.

  • No se prueban técnicas adecuadas (no necesariamente es un examen como los de la universidad, pero sí una evaluación de los conocimientos técnicos).

  • Se selecciona en una sola instancia. Los métodos más seguros con iterativos, es decir, los que constan de varias etapas.

  • No se piden referencias.

  • Se aceptan personas que no corresponden con el nivel del puesto, por falta o por exceso de experiencia.

El éxito requiere tiempo, dedicación, personas entrenadas en entrevistas, un proceso con varios pasos de selección (por lo menos tres: primera entrevista, evaluación y entrevista definitiva) y una confrontación profunda del candidato preseleccionado con el perfil de la búsqueda.

Aquellos que poseen experiencia en entrevistas, muchas veces caen en la tentación de usar su feeling (que no se descarta como un elemento adicional), pero para confirmar  o no esa primera impresión es necesario recurrir, además, a la técnica.

Hay personas que tienen una habilidad intuitiva para entrevistar y que sin haberse entrenado para ello han desarrollado su propia técnica, recuerde que muchas preguntas surgen del sentido común.

Una de las principales pautas que hay que respetar es la relación asimétrica que debe de existir entre el entrevistador y el entrevistado. ¿Qué queremos decir con ello? Que debe de mantenerse el difícil equilibrio entre crear un buen clima y conservar el lugar, el entrevistador es quien dirige la entrevista, no el entrevistado.

Esto no supone asumir una actitud autoritaria, pero tampoco todo lo contrario. El parámetro   más común que aplican los entrevistadores no profesionales y potenciales futuros jefes del entrevistado es el de la rivalidad. Conscientes de ello o no, actúan como si dijeran, ¨veamos si realmente eres tan bueno como dices¨.

La entrevista es la herramienta por excelencia en la selección de personal, es uno de los factores que más influencia tienen en la decisión final respecto de la aceptación de un candidato.

Es un dialogo que se sostiene con un propósito definido y no por la mera satisfacción de conversar. Entre el entrevistador y el entrevistado existe una correspondencia mutua y gran parte de la acción recíproca entre ambos consiste en posturas, gestos y otros modos de comunicación. Las palabras, los ademanes, las expresiones y las inflexiones concurren al intercambio de conceptos que constituye la entrevista.

Durante la misma, cada participante tiene su papel y debe actuar dentro de él, estableciendo una  norma de comunicación en un marco acotado por el tiempo y tema a tratar.

Estimado lector en base a lo antes expuesto, decida usted, la entrevista es una ciencia o un arte.

La anterior lectura está tomada de libro ¨Empleo, el proceso de selección¨, de Alles, Martha Alicia, Ediciones Machi, Buenos Aires, Argentina.

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Síguenos
Buscar por tags